La logística de la Batalla de Normandía

En palabras de Vauban, "el arte de la guerra es el arte de subsistir". En un conflicto, la capacidad de abastecimiento de las fuerzas armadas es esencial para que estas conserven sus capacidades operativas en el tiempo. Un ejercicio especialmente difícil cuando el frente es móvil. Este ejercicio es lo que se llama logística o, en palabras de Antoine Henri de Jomini, General del Imperio, el arte práctico de mover los ejércitos1.
Es necesario no solo constituir las reservas (materias primas, mercancías, armas, etc.), sino también transportarlas al lugar y en el momento deseados.

Desde el ataque de Pearl Harbor, Estados Unidos se transformó en una gran fábrica totalmente dedicada al esfuerzo bélico, convirtiéndose en el principal proveedor de material de los aliados.
Para abastecer a Europa, se construyeron 3.500 cargueros, principalmente Liberty Ships.
Mientras Gran Bretaña se transformaba en una inmensa reserva de hombres, armas, mercancías y materiales diversos, los aliados se enfrentaban a un importante reto: Overlord, un gigantesco asalto anfibio que, si tenía éxito, sería la cabeza de puente cuyo abastecimiento habría que asegurar a cualquier precio.
Para permitir que las fuerzas expedicionarias cruzaran el Canal de la Mancha el Día D, se organizó una operación logística sin paragón: Neptuno. Se movilizaron 4.300 buques de todos los tamaños y nacionalidades. Llegados frente al litoral de Normandía, botan 2.600 barcazas de desembarco que permitirán a las tropas de asalto llegar hasta la costa.
La noche del 6 de junio de 1944, se movilizó a 150.000 marinos para transportar a los 130.000 hombres y los 20.000 vehículos que permitirán abrir una brecha en el muro del Atlántico.

La logística, ya excepcional en la operación Neptuno, entra en una nueva fase igualmente crucial: abastecer la frágil cabeza de puente para hacer frente al contraataque alemán.
Sin embargo, la noche del Día D, los aliados no disponen de ningún puerto en Normandía. El ingenio de los aliados será haber concebido puertos cuyos elementos se fabricarían en Inglaterra para ser remolcados a través del Canal de la Mancha antes de ser ensamblados frente a las costas normandas. Se trata de la operación "MULBERRY".
Antes del Día D, 40.000 personas se emplearon a fondo para construir estos elementos.
A partir del 7 de junio, los Royal Engineers estaban a pie de obra para ensamblar el gigantesco mecano frente a Arromanches. 15 días más tarde, el puerto estaba operativo y fue un eslabón esencial de la cadena logística del frente Occidental.
Sin este arte de la previsión que es la logística, el desembarco de Normandía habría estado seguramente abocado al fracaso.

1) La logística o el arte práctico de mover los ejércitos, capítulo de Précis de l'art de la guerre (1838), Antoine Henri de Jomini, General del Imperio.